domingo, 12 de noviembre de 2017

miércoles, 8 de noviembre de 2017

¿Dónde está?

Soy una triste chica a punto de morir.
¿Dejaré atrás la fantasía?
Siento no haberte querido.
¿Sabes cuánto duele?
Un puño contra la bala.
¿Por qué eres tan cruel?
No sabes cuánto sufre Verdad ante Mentira y nacer de él.
No entiendes de qué hablo, quizás mis palabras sean disparos lanzados al aire.

Está muerta, la niña, ha muerto.
Parece una hoja roja sobre un jardín de pensamientos amarillos. Tan delicada y suave.
Ella terminará secándose hasta desaparece.
¿Quién la ha matado? ¿Fuiste tú, madre? ¿Por qué me diste la vida?
Quizás fui yo. La destruí hace un tiempo, cuando aún reía e imaginaba que todo era sacado de un cuento. Al mirar el mar de noche con sus oscuros ojos, deslizando sus manos sobre el lienzo.
¿Dónde está la niña? ¡No puedo verla! Es perfecta, no guarda pena dentro. Sólo amor y pasión en su pequeño cuerpo.
Puedo recordar aquella pesadilla. Sí, era esa niña; tirada en la oscuridad, dentro de su olvido. Toda su fantasía cayó junto a sus pétalos y terminó enloquecida.
Sí, ya recuerdo.
Soy esa niña
he enloquecido.
Estoy perdida,
caminando sobre el vacío.

sábado, 28 de octubre de 2017

La leyenda del tiempo

A veces lloraré recordando en un instante todo lo que fui, tras haber escuchado alguna canción y ver ante mis ojos, la nostalgia de un recuerdo que guía mi vida.
Te daré un consejo, puedes aceptarlo o aprender por tu cuenta: Una persona madura, no cambia.
Cuando viajo en autobús y escucho esas canciones con un recuerdo o persona diferente, sé que aunque haya madurado sigo sintiendo el mismo dolor.
 Este viernes cogí de nuevo uno de esos autobuses abarrotados de gente. En una parada de Las Cabezas, dos ancianos se sentaron detrás de mí y comenzaron a hablar sobre el amigo de uno de ellos, que al parecer pinta cuadros. La mujer del excelente pintor que describían, había muerto hace unas semanas y éste dolorido dejó la pintura. Más tarde, después de haber comentado el mundo que veían tras el cristal, el pequeño conejito que otro pasajero llevaba y mis trenzas como la mujer de Juan llevaba de joven; dialogaron sobre política e independencia catalana. De un momento a otro salió la figura de Franco y finalmente sus años vividos en la guerra.
Ambos, tan mágicos y con una visión de vida tan diferente a la de los demás jóvenes de alrededor, me hicieron ver que era una pequeña mota de polvo, bailando a través de su música, narradas por la inocencia de un niño que saluda sonriente su destino final.
Ayer mismo por la noche, salí a cenar con mis amigos más leales.
Débora está más delgada aunque sigue siendo una preciosidad, con una mente madura que empieza a florecer, acompañada de la ilusión de sus ojos café que hablan de arte.
Nerea  no necesitar ser alta para atraer la atención de todos. Esa sonrisa adornada por sus rojos labios, contrastados con la oscuridad de sus ojos, es la imagen que aborda su nombre.
Nono si que no cambia; bondad y ternura en su estado más puro. Siento que conozco sus pensamientos tristes y fugaces, escondidos bajo una barrera de fuerza que él mismo ha construido. Se hace el duro pero no sabe que sus paletas separadas, le delatan al sonreír con esa imperfecta y encantadora sonrisa.
Ellos tres, tan diferentes y libres, son el motivo de que anoche olvidase por un momento mi nombre.
Más, cuando volví a casa, un edificio en el casco antiguo de Sanlúcar, en una calle solitaria de luces melancólicas. Volví a recordar en un instante
todo lo que fui.







domingo, 22 de octubre de 2017

No vivo para ti

(Antes de leer esta entrada debes saber que es una respuesta a una encuesta donde preguntaba si escribir: 1. "Verdad camuflada"; es decir narrar lo que siento ocultando la verdad con metáforas, o: 2. "Verdad y libertad". Ganó con un 87% de los votos "verdad y libertad",votaron unas 170 personas.)
Esta es mi respuesta.
Desde que la historia tiene uso de razón, siempre hubo una persona superior a otra. El poder y miedo feroz que gobierna mentes inmaduras, excepto algunas más insólitas. Consecuencia de que la élite y la religión no quisiera que el pueblo dejase de ser analfabeto, de manuscritos copiados por meros intérpretes que no entendían aquellas largas filas de líneas y sobre todo, consecuencia del nacimiento del arte. 
Cuando marché de Sanlúcar y llegué aquí, descubrí algo importante sobre mí. Pensé que era consciente de quién era y tenía esperanzas en llegar lejos. Más no soy nada en un mundo tan cargado de personas. En los institutos conoces a muchos egocéntricos, seguidores de grandiosos famosos que han salido en un reality o de una mujer operada, aunque exageradamente preciosa y artificial. Adolescentes con la cabeza atrapada en una red social que les consume y maltrata.
¿Hemos evolucionado desde entonces? Aún nos siguen comiendo la cabeza y seguimos siendo unos meros ignorantes.
En dos semanas cumpliré 17 años, una cifra que indica desperdicio de tiempo.
¿Pensabas que dándole a un botón decidirías la forma de expresarme?
"Verdad y libertad", porque soy libre para escribir lo que quiera.
Os he engañado, sí. Aunque no más que tu compañero de clase, algún familiar o incluso tu religión.
Así que esta entrada va a ser el comienzo de una persona que quiere aprender muchas razones para vivir con libertad.
Porque estoy cansada de mentiras; ser una ignorante envuelta en una telaraña, con seguidores que vigilan mi vida sin saber cómo me siento realmente. Cifras a las que una vez llamé amigos, o ese dulce usuario del que una vez me enamoré.
Con quién mantuve algunas noches mágicas cargadas con palabras, que dispararon y han sumergido en ese vacío que llaman olvido. Que absurdo ese dicho: quién calla otorga.
En algunos momentos hay que gritar,
como William Walace que gritó: Libertad.
O una chica de 16 años que gritó: Mátame.
De nuevo una verdad camuflada, ves,  no puedes cambiar mi forma de ser.




Película recomendada: "Braveheart".

miércoles, 18 de octubre de 2017

Hola de nuevo, Otoño

Recuerdos dolorosos nublan mi mente,
sometida al yugo que sólo algunos comprenden.
Nublan mi cabeza como una tormenta el día, un manto gris y oscuro que absorbe las estrellas, llevándose toda su alegría.
No sé nada de vosotros y quizás penséis saber todo sobre mí. Mis gustos y pasiones, algunas ideologías o mi forma de escribir. Sin embargo no conocéis nada, la nada helada del sentir.
Unos ojos oscuros que ven un mundo de fantasía, aterradora y rodeada del negro iris que la observa. Axfisiada en el epicentro de las tinieblas.
Pensé que había escapado de su yugo,
he descubierto que las heridas son de mí misma. Un cuerpo dolorido que no siente más frío porque aún no es Noviembre.
Más dolorosa es la muerte que mata a mi mortífero cerebro. Tantas profundidades habitan en invierno, pesadillas y nocturnas pastillas para aliviar el tierno insomnio.
Dolores de cabeza por la sobredosis de lágrimas, que duelen en mi rostro como agujas de agua.
Rodeada de felicidad y sigo sintiéndome vacía.
Supongo que es normal, cambiar de lugar no te cambia la vida.



domingo, 13 de agosto de 2017

Bendita depredadora y depravada oscuridad

No sabía porque sus ojos ardían
tarde descubrí que eran pólvora.
Cegada con su chispa que devora
tras la tenue luz del día.



domingo, 16 de julio de 2017

Museo del Louvre


Me encanta este detalle, no recuerdo el cuadro ni siquiera su pintor.
Habla por sí solo. Dos seres que no necesitan decir nada para sentirlo, aún rodeados de gente centran todo en sí mismos. Los demás visten con harapos y ellos dos sin embargo, desnudos tal como son. Alejados de todo con sólo cerrar los ojos y sentir sus manos sobre la piel del otro.
Ésto, es arte.