Entradas

Entrada destacada

Seré abstemio al dolor

Imagen
Una vez soñé que estaba perdida en un mar de gente
y decidí hacerme hueco entre la multitud.
Caminé desnuda libremente
poniendo fin a esta esclavitud.
Mis manos nostálgicas pedían volver a verte
y dibujar en tu piel esta canción.
Pero se quedaron vacías e inertes
al oír esas palabras salir de tu interior. 
Palabras grabadas en la mente
de un poeta bohemio que sin calor
deseaba abrazar unos senos ardientes
una noche de diciembre en Nueva York.

En ese mismo instante un artista se tatuó en la frente: "seré abstemio al dolor"...Aquella noche dos pechos calientes, le rompieron el lienzo de su corazón. 

Durante un tiempo fui una chica ingenua y decepcionada. Negativa pensaba que era una persona fracasada. Atea y sin corona, le lloraba a la luna versos como una loba. 

Me encerré en mí misma deseando no volver a verte.
Comprendí entonces que odiar era de cobardes, no de valientes.
Aprendí así a amar a base de golpes, y baños de  agua caliente.




Las rosas también sienten, el duro frío de diciembre.

Descansa en paz

Imagen
Es triste perder a un amigo que fue antes amante.
Sentir que ya no te quiere, ni desea desvestir tus carnes
hacerte gemir o recorrer con besos todo tu océano.

Más triste es verle naufragar despacio
mientras sus marineros gritan desesperados
pidiendo auxilio.

Pero sin duda, lo más triste es verle hundido
aún desde la superficie del mar
ver cómo tu amigo es ahora una sombra.

Una sombra que ha desaparecido,
para siempre.
Lo único que puedes hacer entonces es bucear
y ver los huesos del recuerdo que un día fueron.



Vuela

Imagen
Ni mi orgullo es capaz de soportar tanto daño.
Pasan los meses, las fichas de mi psicóloga aumentan, y cuando pienso que te olvido
me arde la pena no poder besarte nunca más.
Ojalá pudiese ser eterna sin temor al tiempo, porque mis canas susurran que nuestro amor
se está muriendo.


 Te veo volar y soy incapaz de soltar el hilo.



Perfidia

Imagen
Amor mío, te resucito en estos versos
para decirte que aún te quiero.
No a la persona que resultaste ser
sino al niño de caricias que hacían reír al cielo.

Amor mío, aún me duele
soñarte entre notas
y pentagramas de melodías leves.

Componer con nuestros recuerdos
una marcha fúnebre si mueres.

Vida mía, como arde
curar cada herida cuando siendo un cobarde
me dejaste.

Vida mía, como llora
la nana del hijo que en mi sangre
se ahoga.




“Y al mar, espejo de mi corazón
las veces que me ha visto llorar
la perfidia de tu amor.”

Sueños Negros: La pequeña Daniela

En la sala de espera se escuchan los gritos de la pequeña Daniela. Los pacientes y familiares se miran horrorizados ante tan escalofriante melodía. Una enfermera sale del quirófano y pregunta por su madre; ésta tan pálida como las paredes de la policlínica, la sigue sin pensar en otra cosa salvo los gritos de su hija.  Dentro de la cutre e inóspita sala, entre cortinas blancas, bisturí y agujas, Daniela sobresale con sus ojos hinchados de lágrimas. El rostro de la niña paraliza a su pobre madre víctima de las circunstancias. Daniela, que llora estremecida sobre la camilla, vuelve a gritar: ¡mamá!  Entre sus piernas abiertas nace un frío preso del pánico.  Yo estaba fuera, en aquella sala de espera escuchándola gritar. Pensando que ojalá no tuviese la misma suerte. Tras el último grito, la misma enferma pronunció mi número y me levanté, despidiendo a Pablo con una sonrisa...
Desnuda, otro quirófano cutre. Una anciana alcahueta ilumina mi entrepierna y ajusta las luces de forma mecánica. Cuando…

Mis demonios soy yo

Imagen
Tengo siete demonios que me maltratan constantemente. El primero es Som. Som adora visitarme entre sueños, disfrazado de pesadillas que me transmiten más dolor que miedo. No hay ni un solo día desde hace dos meses que Som no me visite. Anoche se disfrazó de un chico con ojos verdes y sonrisa de infarto. Semanas atrás era un bebé con los ojos del chico y mis labios.
Sier es el segundo. Le gusta aparecer cuando nadie lo espera, en el momento más inoportuno. Es muy difícil librarse de él porque se agarra a mis entrañas.
Isia llega después, atacando mi garganta de forma discontinua. Adora ver como me ahogo sin llegar a hacerlo de verdad. Mi sufrimiento le llena de felicidad, soy su marioneta.
Tras Isia llega Mia. De ella nace el horror, el pánico. Cuando llega no quiero mirarla. No quiero aceptar que es real, que ha regresado. Me aterra sentir su presencia en mi interior, en la boca de mi estómago, en mi alma.
Mia me convierte en uno de ellos.
Cuando acepto que están aquí, tras mirarlos a…

Resiliencia

Imagen
Aquella niña que empezó a escribir es ahora una mujer que ha florecido.
Me despido de aquella pequeña quién, un veinte de diciembre hace tres años, comenzó a escribir en este blog. Nunca olvidaré quién fui, qué me hizo fuerte. Mas, ¡he florecido! Y desprendo un aroma valiente lleno de rebeldía.  Adiós pequeña, te dejo aquí, escondida entre versos y metáforas. 


Ilustración de Isa Garray

Coraje

Que verano tan cruel. Los dioses deben estar riéndose de mis desgracias. Allí arriba, rodeados de lujo y bebiendo su sucio néctar.
Todo lo que está ocurriendo parece surrealista. Primero tuve que dejar a la persona a quién más quería. Semanas después, con el corazón en carne viva intenté mentirme a mí misma y fingir que todo iba bien.
Me desperté temprano y fui a clases de inglés como siempre. El director de la academia, amigo íntimo de mi familia, me vino con el cuento de que tenía un problema con la cámara de su móvil. No le di importancia al tema y entré a clases, mientras su voz de fondo replicaba: después lo vemos. Entré en la clase. Mi profesor de inglés es maravilloso, tan atento y educado. Un chico exitoso y realmente admirable.  - A ti no te van a salir arrugas - me dice al ver mi cara tan sumamente seria. Y joder, me reí. Cuando salí de clases pensaba pasar de largo y escabullirme de aquel “problema” que tenía la cámara del director. Aún así al verme pasar me detuvo: “Espera…